Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continúas navegando la aceptas

Política de cookies +

entorn del restaurant hort del rector

Un pueblo donde las piedras cuentan historias de tiempos pasados ​​y las calles enamoran los viajeros

Monells

Es un pueblo situado en el corazón del Empordanet ya 20 km de las playas de la Costa Brava, Monells es uno de los tres núcleos de uno de los municipios más grandes, en extensión, de Cataluña: el municipio de Cruïlles, Monells y Sant Sadurní de la Hiedra.

El núcleo de Monells se formó en sus primeros tiempos en torno a un antiguo castillo, del que únicamente nos quedan restos de las murallas. Cada rincón del pueblo nos trae imágenes del pasado medieval, de reyes, nobles y caballeros, varones, mercados y castillos.

El conjunto formado por sus plazas y calles ejemplifica la evolución de la arquitectura popular a través de diferentes etapas históricas. Del tiempo del románico se conservan partes de las murallas y torres que rodeaban el pueblo y el castillo. De estilo gótico, la plaza del aceite, la calle de los Arcos y algunos ventanales.

Durante los siglos XVII y XVIII se construyeron casas sobre los muros de la fortificación, se reordenaron los espacios interiores y se formaron dos líneas de calles, el de Vilanova a levante y el de la Riera ponente, separando ambas partes el Rissec. En la fachada de muchas de estas casas se puede observar aún las fechas referentes a estos años.

En la época medieval, Monells fue declarado sede del mercado semanal. Este mercado era de gran importancia, por lo que el rey Jaime I, el año 1234, dictaminó que utilizara la "medianera de Monells" como patrón de medida de los cereales por el obispado de Girona.

El Rissec divide el núcleo de Monells en dos barrios: El del Castillo y el de la Riera.

El primero es el que se organizó en torno a la plaza Mayor, en gran parte plaza porticada. El antiguo castillo estaba situado en la parte más alta del cerro y del mismo no se ha conservado prácticamente nada, aunque de las murallas originales si han quedado restos evidentes.

En el barrio de la Riera merece una visita la iglesia parroquial gótica de Sant Genís y, donde justo delante, encontrará nuestro restaurante, en el antiguo huerto de la rectoría.